Creyendo la palabra profética

2020-11-19T10:10:56-04:30

Profetizar es traer al presente la Palabra revelada de Dios para afectar nuestro futuro. Muchos piensan que lo que está escrito en la Biblia, ya pasó, o que fue solamente para un tiempo determinado, pero cuando el Espíritu profético y la Palabra se encuentran con la revelación, nos damos cuenta de que la Palabra está más vigente que nunca. La Palabra profética tiene la capacidad de despertar algo que se había muerto en nosotros, saca del corazón los planes de Dios y se los revela a sus hijos, y cuando esto acontece, empezamos a entender que lo que nos está aconteciendo es temporal, pero que la voluntad de Dios con nosotros es otra, que sus planes son de bienestar y no de calamidad, de vida y no de muerte (Jeremías 28:11). Nuestro futuro está en la Palabra de Dios revelada a nuestro corazón, y será mejor que nuestro presente. La Palabra profética rompe los límites de nuestro presente, trae una visión más amplia, y nos hace empezar a mirar con ojos de fe y de esperanza.

La oración profética

2020-11-12T13:07:42-04:30

Vivimos en un tiempo donde hay mucha incertidumbre, confusión y falta de dirección acerca de los tiempos por venir, y voces hablando acerca de lo que acontecerá. Debemos saber que Dios tiene dirección para nuestras vidas, Él quiere guiarnos y que sepamos cuál es nuestro futuro y que conozcamos sus planes, porque al final, ellos son los que van a prevalecer, pero es a aquellos que le busquen en secreto, que Dios les revelará, de allí la importancia de la oración y de la intimidad con Él.

Persiguiendo lo Imposible

2020-11-12T12:50:41-04:30

Nadie puede llegar a pensar que la salvación está suscrita a un pequeño grupo de personas. Hay quienes se creen dueños o propietarios de la salvación, pero la realidad es que ella solo puede ser dada por Jesucristo; dice la Biblia: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12), de manera que, el nombre de Jesucristo es el único capaz de salvar a la raza humana. Por consiguiente, la base de la salvación es la predicación de su Nombre.

Ora a Dios, aunque todo parezca Imposible

2020-11-06T11:00:43-04:30

El mejor momento para orar, es cuando la noche está más oscura, porque dice la Biblia: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Romanos 5:20). Clamar en un momento de dificultad, es un acto de fe, y Jesús nunca defrauda la fe de aquellos que se atreven a creer en Él. Orar y pedir a Dios cuando todo parece imposible, es un acto de rechazo, de rebeldía a las circunstancias que nos rodean, que nos quieren dominar y mantener en derrota.

Creer en Dios cuando todo parece imposible

2020-11-05T12:19:29-04:30

Creer en Dios cuando todo está bien, cuando estamos en la cumbre de nuestro éxito, es tener fe inmadura, es decir, una fe que no ha sido probada, la fe de Reino es aquella que le cree a Dios cuando todo parece imposible, que desata Sus promesas, y que dice: “Aunque ande en valle de sobre de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo” (Salmo 23:4); es la que puede hacer que un hombre alabe a Dios cuando tiene riquezas, pero que también puede decir: “Sea el nombre de Jehová bendito” (Job 1:21), cuando lo ha perdido todo, cuando tiene una enfermedad mortal, sus amigos le han dejado, y su esposa ha dicho: “Maldice a Dios, y muérete” (Job 2:9). La fe que ha sido probada, es la que desata las promesas de Dios.

La oración que cambia al mundo

2020-10-28T17:40:00-04:30

La oración es poderosa, tiene la capacidad de que el Cielo venga a la Tierra e intervenga en ella, la Biblia dice: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra” (Lucas 11:2), indicando esto, que la voluntad del Cielo en la Tierra, depende de la oración que se haga en ella. Es importante entender, que nada ocurre sin oración previa, si no hay oración, no hay acción, influencia y cambio, pues, ella es una de las más poderosas herramientas que el pueblo cristiano tiene, es el vínculo que une a la Tierra con el Cielo, y hace entonces de ambos, un equipo, es decir, el Cielo hace los cambios necesarios en la Tierra, para que ella se eleve al nivel del Cielo, es matemática espiritual. Si creemos que vamos a lograr grandes victorias sin oración, es un autoengaño, la oración es la base para ello, la que nos va adecuando para la victoria.

Servicio de Oración

2020-10-28T09:12:09-04:30

Si nos ponemos de acuerdo con el miedo y con el diagnóstico médico para creer en ellos, eso nos vendrá, pero si nos ponemos de acuerdo con Dios, con su palabra y con otros hermanos para orar, lo que pidamos nos será hecho. Así que, no hagamos acuerdo con el miedo ni con el diagnóstico médico, creámosle a Dios por lo imposible y por lo invisible, porque la fe tiene el poder de mover montañas, de sanar enfermos y de anular cualquier diagnóstico negativo.

La fe que provoca un milagro

2020-10-22T15:21:15-04:30

Hay una enorme diferencia en la forma de pensar y actuar de Dios, y la de nosotros, y aunque parece tan lejano lo que Dios es y puede hacer con respecto a nosotros los hombres naturales, existe un medio, un puente que nos puede traer lo sobrenatural que está en el pensamiento y el corazón de Dios, a nosotros, que conecta lo eterno con lo temporal, hay un medio de comunicación y una conexión a través de la cual podemos recibir lo que Dios tiene en su corazón, y hoy vamos a conocer cómo funciona.

La oración y los milagros de sanidad

2020-10-16T11:09:11-04:30

Una atmósfera de verdadera oración siempre estará acompañada de milagros sobrenaturales, y entre ellos, milagros de sanidad. Dios nos dice a través de su Palabra, que cuando alguno se encuentre afligido, el remedio por medio del cual Él empieza a obrar con todo Su Reino, es a través de una atmósfera de oración; no importando cuánta opresión haya o cómo nos sintamos dentro, debemos apelar siempre a la oración, porque en ella se mueven los milagros de provisión, de sanidad y de salvación para nuestra vida y familia. Dice la Biblia, “si alguno se siente afligido, haga oración; si alguno está alegre, cante alabanzas”, la alabanza y la oración son una fuente para mantenernos fortalecidos en la presencia de Dios, y la Escritura declara que si hay algún enfermo entre nosotros, llame a los ancianos de la Iglesia para que oren por él, y le unjan con aceite en el nombre del Señor, que nos dice esto, que cuando alguien está enfermo, debe creer en el poder de la oración.